Mérida, Yucatán.- “A mí no puede pasar” o “¿Por qué a mí? son las frases más comunes relacionadas con un diagnóstico de cáncer.

Una valoración a tiempo salva vidas y la labor de concientización sobre el mal cada vez cobra más relevancia.  Por eso, Yazmín Gaspar Góngora, representante en Yucatán de la Asociación de Pacientes de Cáncer de Tiroides México (AMeCAT, invita a  quienes enfrentan este padecimiento y a la ciudadanía en general a conocer y unirse a la organización.

Este llamado se da en el marco del Día Mundial de la Lucha Contra el Cáncer de Tiroides, el sábado 24 de septiembre. Aunque no se tienen las cifras de pacientes de la enfermedad para Yucatán, anualmente se diagnostican en México unos 3,964 casos de pacientes con este tipo, el sexto de mayor incidencia entre mujeres a nivel nacional.

Gaspar Góngora comparte que en 2012 recibió el diagnóstico de esta enfermedad y que en julio pasado se sometió a su tercera cirugía porque le dictaminaron metástatis. “No es fácil decir ‘tengo cáncer’.  Te da un poco de pena, aunque sabes que te tocó como le puede ocurrir a cualquier, al final te da un poco de vergüenza”.

Las hormonas tiroideas ayudan al cuerpo a utilizar energía, mantener la temperatura corporal y a que el cerebro, el corazón y otros órganos funcionen adecuadamente. El principal síntoma de este mal es un nódulo en la tiroides, sin embargo, no hay patrón específico según explica Yazmín Gaspar.

“Yo fui al doctor porque me sentía mal y me ordenaron biopsia, pero jamás me pasó por la cabeza nada más. Estuve un año con mucho sueño, cansancio terrible, manchas en el codo, nudillos, se me caía el cabello. Todo lo  justificaba por la edad o el calor de Mérida”, detalla.

“Iba al médico general y mis perfiles tiroideos salían bien. La manera en la que lo descubrieron fue por el tacto, cuando el endocrinólogo lo sintió al auscultar mi cuello”. Aún no se sabe qué lo desencadena y las causas pueden ser variadas, sin embargo, todo cáncer se relaciona con el mal funcionamiento de las células.

“El primer paso inmediato para atenderlo es cirugía inmediata, la cual debe hacer un cirujano oncólogo especializado en cabeza y cuello. Aunque afecta más a mujeres y es baja la incidencia en hombres, también se dan casos”, recalca.  Posteriormente se debe asistir a medicina nuclear para recibir yodo (I).

El pronóstico  de supervivencia de esta enfermedad es excelente y la mortalidad es baja (0.6 enfermos por cada 100,000 habitantes) si se diagnostica y trata de manera oportuna.

Yazmín invita a doctores, pacientes y familiares a unirse a AMeCAT, participar en el Café Tiroides y en  las próximas Jornadas sobre el padecimiento, que se realizarán a fin de año. Pueden contarla a los teléfonos 999153-45-46, 9992-35-27-60, escribirle al correo electrónico [email protected].

AMeCAT, con representación en Guadalajara, Querétaro y ciudad de México, cuenta con el apoyo de médicos cirujanos y endocrinólogos. El sitio web es www.amecatmexico.org.

(María del Mar Boeta)