Esta semana Ruanda ha presentado su primer base de drones que usarán para abastecer de sangre a 21 centros médicos del oeste del país africano. Se encuentra en Muhanga, a 50 kilómetros de la capital ruandesa, Kigali.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), África tiene la tasa de mortalidad materna más alta del mundo debido a las hemorragias posparto. El acceso a las transfusiones sanguíneas es crucial para las mujeres del continente.

Ruanda no es una excepción, y la topografía escarpada del país africano dificulta el transporte por carretera, sobre todo durante la temporada de las lluvias.

La sangre “es un bien preciado y no es posible almacenarlo en gran cantidad en cada centro sanitario del país”, explica Keller Rinaudo, director general de la empresa estadounidense Zipline, que ha concebido la base y sus 15 drones.

“Este sistema permitirá al gobierno ruandés suministrar instantáneamente transfusiones de sangre a cualquier ciudadano en el país en unos 15 y 30 minutos”, aseguró Rinaudo.
LOS VIAJES

Los drones alcanzan 70 km/h en pleno vuelo.
> Pueden realizar 150 suministros por día de forma autónoma.
> En el 2017 se construirá una segunda base con el objetivo de que los drones cubran los 26.000 km2 de Ruanda.

(eluniversal.com.mx)