Home » Opinión » Fin de año, ‘policromía comercial’
img_3498

Fin de año, ‘policromía comercial’

Por: María del Mar Boeta

Mérida, Yucatán.- Existen varias costumbres no escritas en los hogares mexicanos y una de ellas está muy arraigada en Navidad: El 20 de noviembre, día de asueto, se dedica a la decoración navideña.

Los arbolitos, las esferas, los renos, los manteles, tazas y un sinfín de artículos en tonos rojo, blanco y verde salen de las bodegas, se desempolvan y se colocan en sus  lugares anuales. Sin embargo, para algunas tiendas departamentales, súpermercados y comercios la Navidad llegó desde septiembre.

Establecimientos como Costco y Liverpool ya ofrecían en verano algunas figuras decorativas navideñas  y de Halloween, las cuales resultaban atractivas para los compradores que no tenían como prioridad la lista de útiles escolares.

En octubre, los reyes de los aparadores principales fueron las calaveras pero apenas el calendario marcó 1 de noviembre, fueron inmediatamente sustituidos por los alusivos a Santa Claus. Desde aretes de Rodolfo a calcetines de Mamá Claus, los objetos de Navidad se ven hasta en las cajas registradores.

En Bodega Aurrera, por ejemplo, los anaqueles de entrada muestran vasos, tazas y manteles económicos de acuerdo a la temporada, y principios de mes exhibieron los correspondientes a Navidad; tiendas Wallmart no es la excepción, poniendo a la vista de los clientes chocolates, bombones, detalles de cerámica y adornos.

Tiendas Soriana coloca en los primeros pasillos vinos, champaña y sidra, bebidas características de la temporada. Coca Cola, una de las marcas pionera en la mercadotecnia navideña, ofrece los mismos productos pero presentándolos de manera creativa, en contenedores con forma de regalo.

El Buen Fin, que concluyó el lunes 21 de noviembre, es ya esperado para realizar las compras decembrinas , ahorrar pesos y evitar el tráfico propio de la época. Aunque ya se veían desde días previos, la ropa de invierno como chamarras, botas, suéteres y blusas de manga larga ya sustituyeron a los vestidos y bermudas, disponibles a precios que van desde $99 a $450 o más.

Una característica que comparten todos los súpermercados y tiendas departamentales que la sección de juguetería se agranda para ocupar nuevos espacios. Con el letrero de “Separe y pague poco a poco” se muestran ofertas y comparativas de precios con otros establecimientos, dejando que muñecos de Los Vengadores, Batman, Superman, El Pequeño Pony, Las Bratz, enormes animales de peluche  e incluso tabletas atraigan la atención .

Los precios de estos artículos dirigidos a los niños no varían demasiado entre tienda y tienda.  En las figuras de acción, los más populares como El Capitán América, Batman o Iron Man tienen un mayor costo, arriba de $200. El resto oscila entre los $100 y $140. Un oso de peluche gigante, sin diferencia alguna más que el lugar donde se vende, está entre $250 y $280.

Desde el fin de semana ya se podía observar los puestos improvisados de venta de arbolitos naturales de Navidad y flores de Nochebuena, como los ubicados en el estacionamiento del Gimnasio Polifuncional aunque La Comer, Soriana, Wallmart y Chedraui también los ponen a la venta. Cada año surge una navidad en decoración y parece que en esta serán las escultoras de  jardín con forma de renos y estrellas, las cuales se pueden comprar desde $400.

Amalia Rodríguez explica que solía comprar arbolitos de Navidad naturales pero a partir de este año “ya no porque ensucian mucho”.

“Voy a comprar uno artificial, lo único que voy a extrañar es el olor”, agregó la señora, quien esperará al próximo fin de semana para adquirirlo.

img_3506

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

More 80 posts in Opinión
Recommended for you
tribunal qr
A tiro de piedra: La (in)justicia electoral

Por Julián Santiesteban (más…)