Por Víctor Hugo Lizama Morales

En esta ocasión les queremos compartir una novedad herbolaria que es el ajo chino en una presentación mucho más práctica para consumir, ajo en polvo y encapsulado. El consumo del ajo tiene un beneficio muy importante que es disminuir a un enemigo silencioso llamado triglicérido. También sirve para contrarrestar a otro enemigo de la salud el colesterol. Algunas personas aun sabiendo de las bondades del ajo no lo consumen por dos factores: Porque deja mal aliento en la boca y porque al transpirar se despide un desagradable olor. Esas dos razones anteriores son válidas consumiendo el ajo que todos tenemos al alcance en casa, pero esta variedad llamada ajo chino o japonés esquiva esas incomodas circunstancias. Se han hecho ya investigaciones que demuestran que ciertos del ajo japonés reducen el nivel de colesterol “malo” e incrementan el colesterol “bueno” en la sangre, así como el nivel de los triglicéridos. Para las personas que padecen del ácido úrico, reuma y gota ciática se recomienda el consumo del ajo chino, pues alivia dolores musculares y de articulaciones. Precisamente por su actividad hipo glicémica el ajo japonés tiene la propiedad de disminuir el nivel de glucosa en la sangre incluso en el caso de disfunción del páncreas; funciona como si se tratase de insulina vegetal suave, además de ayudar al equilibrio hormonal. El ajo japonés es un aliado para proteger dos sistemas vitales: el digestivo y el respiratorio. Una amiga nos comentó que no puede tomar cualquier medicamento para desparasitarse pues es alérgica, así que este ajo puede ser su solución como vermicida y a la vez apoyar para corregir el estreñimiento que sabemos da mucho trabajo. Es ideal para aliviar casos de anemia y resulta como un buen aperitivo para despertar el hambre.

Para el sistema respiratorio resulta benéfico este alimento ya que ayuda en casos de sinusitis, catarros, tos seca y con flemas. Para aquellas personas que fuman, resulta que ayuda a disminuir los malos efectos de la nicotina en el organismo. Así que hay dos opciones de consumo: pelar el ajo y comerse el bulbo o consumirlo en cápsulas. Un ajo en ayunas o 2 cápsulas en la mañana.

Mi correo es: [email protected]