Por Víctor Hugo Lizama Morales

Este fin de semana tuvimos la suerte de visitar uno de los sitios arqueológicos más bonitos en el mundo maya, llamado Edzná en un precioso valle del Estado de Campeche a escasos 50 kilómetros de la capital del mismo. Nos dio mucho gusto que las personas que ahí trabajan plantaron ya 2 árboles de moringa y prontamente ya podrán cosechar tanto hojas como flores y frutos de este árbol milagroso. Una señora allá nos preguntó si existe algo para los problemas del sistema urinario y es por eso que le dedicamos de nuevo unas líneas a la cola de caballo. Es una planta que podemos encontrarla principalmente en los lugares húmedos tales como pantanos, riveras, orillas de los ríos, lagos y tiene una distribución bastante cosmopolita, pudiendo encontrarla en Asia, Europa, África y América del Norte, especialmente en suelos arcillosos.

El uso más común proviene de sus tallos, siendo las hojas un elemento menos utilizado. Los tallos estériles de esta planta se recolectan durante el verano, y se dejan secar a la sombra, en manojos colgados, descartando las partes descoloridas. Su aroma es bastante parecido al de la manzanilla aunque posee un sabor ligeramente más amargo. Sabiendo que se trata de una planta cuyos tallos son ricos en sales minerales como silicio y potasio y que además posee principios activos muy valorados y beneficiosos para nuestro organismo como pueden ser los sapónidos, flavonoides y alcaloides, entre ellos, la nicotina, se convierte en una planta que abarca un amplio y extenso campo de acción sobre el organismo.

Podría decirse que la acción más significativa de la “cola de caballo” es la diurética, pudiendo aumentar en un 30% la secreción de orina. Aumenta el fluido urinario y es muy indicada para remediar la retención de líquidos general o para una acción más localizada en algunos problemas genitourinarios: cálculos renales, infecciones urinarias, cistitis, uretritis, inflamaciones de la vejiga o próstata. También ayuda a combatir notablemente los hongos, el eccema y el herpes. Remineraliza el sistema óseo. Ayuda a cicatrizar heridas. Actúa positivamente sobre la flexibilidad de los tendones y las paredes vasculares. Disponible en Casa 14 (calle 60 x 59 y 61 centro de Mérida. Hay ofertas. Mi correo es: [email protected]