Por Víctor Hugo Lizama Morales

El uso de remedios para las enfermedades requiere de estudios más amplios para lograr una mejor eficacia y consecuentemente aceptación del consumidor. Es interesante enterarse que algunos médicos especialistas no se cierran a la medicina alternativa y sugieren el consumo de productos herbolarios como una solución a algunos problemas. Hace unos días un pariente del centro norte del país, nos pidió enviarle hojas de la guanábana que su propio médico le sugirió como un buen remedio para combatir unas células de cáncer que se le presentaron de nuevo. La recomendación fue consumirlas en forma de té, aunque parece ser que es más contundente el consumo en forma de cápsulas de hoja seca. Nos apoyamos en un estudio realizado en Cuba que dice que todas las partes de la planta se emplean en la medicina natural, incluyendo cortezas, hojas, raíces y frutos, pero la que contiene la mayor concentración de principios activos es la hoja, donde se encuentran las acetogeninas anonáceas. Su amplio poder, sin causar efectos nocivos, asombró a los científicos, quienes fueron descubriendo nuevas propiedades de la especie.

De acuerdo a la investigación que consultamos, las hojas de la guanábana y la corteza en forma de polvo actúan contra la diabetes, al regular el azúcar en la sangre; elogian su efectividad en trastornos endocrinos y del asma; es relajante del músculo liso (corazón), vesícula, apéndice, y combate diferentes tipos de cáncer. Se le atribuyen propiedades hipotensivas, antiespasmódicas y como vasodilatador. El mismo documento afirma que el té de la hoja es efectivo para desparasitar a los niños, contra catarros y para curar la malaria; para levantar las defensas en personas con quimioterapias y también para las que padecen VIH. El fruto se ha usado como antiparasitario, antipirético (disminuye las fiebres) y astringente en casos de diarrea. Los tallos, hojas y raíces son considerados sedantes y antiespasmódicos. Ayuda a combatir la obesidad, al evitar la acumulación de grasa en el organismo, lo cual hace perdamos peso poco a poco. Una cápsula en la mañana y otra en la noche es la recomendación. Disponibles en Casa 14(calle 60 x 59 y 61 centro de Mérida). Mi correo es: victorhugo.morin[email protected]