Mérida, Yucatán.- Declarar la apicultura nacional en estado de emergencia, que implique fondos y estudios adicionales como la eliminación de barreras para intercambiar información con Estados Unidos que además de México es el país más afectado por la desaparición de colmenas, propuso el candidato a senador, Jorge Carlos Ramírez Marín.
 
“Pero tenemos que verlo como ya es, un asunto de emergencia, es crítico a nivel mundial, pero en el caso de México es un asunto de emergencia nacional”, aseveró en entrevista.

El ex diputado federal, quien comparó la situación del sector con la destrucción que ocasiona un huracán, habló de “abrir la cartera para reconstruir y hay que hacerlo con las abejas”.

En Yucatán, citó, tenemos aproximadamente un 30 por ciento de colmenas perdidas, lo que significa casi un 40 por ciento en la disminución de miel, y que jóvenes y mujeres se quedaron sin empleo.

La situación descrita por el aspirante a senador se suma a la señalada por la Asociación Mexicana de Exportadores de Miel, cuyo presidente Federico Berrón comentó que el dulce producido en México, al igual en Brasil, Guatemala, El Salvador y Argentina, ha sido desplazado en los mercados europeos por la “miel falsa” procedente de China, lo que ha menguado los ingresos de productores y comercializadores.

La descripción de Ramírez Marín contrasta con la versión oficial emitida ayer por la Delegación Yucatán de Sagarpa, en el sentido de que “la miel producida en México es una de las más cotizadas en el mundo”, que el valor de la producción supera los dos mil 500 millones de pesos con una producción de más de 70 mil toneladas anuales.
 
La dependencia señaló que la miel procedente de Campeche, Jalisco, Chiapas y Veracruz es exportada a Alemania, Estados Unidos, Reino Unido, Bélgica, Suiza, Arabia Saudita, Países Bajos, Japón y España, entre otros, “quienes prefieren el sabor y la calidad de este producto mexicano”.

Ramírez Marín resaltó la importancia de cuidar las colmenas y proteger a las abejas, ya que a nivel mundial, continuó, se calcula que más o menos cuatro de cada 10 alimentos que consumen los seres humanos dependen fundamentalmente de estos insectos, comenzando por el pan, ya que son factor de polinización.

“Si tuviéramos que recurrir a la miel falsa, sería el apocalipsis, pero es el camino que nos va a quedar, porque hoy ya hay una polinización falsa, ya se poliniza por avionetas porque no hay suficientes abejas para realizar esa tarea”, abundó en la entrevista.
    
El aspirante a senador agregó que la contaminación del agua y los agroquímicos que se usan en Yucatán son problema ambiental número uno de la entidad y posiblemente uno de factores de cáncer en nuestro estado.

Explicó que la contaminación del manto freático es en buena medida por el uso sin control de agroquímicos, aunada a la falta de drenaje y de una política que obligue a la disposición de los desechos sólidos y líquidos.

“Hay que cambiar nuestra política respecto a cómo repartimos fertilizantes, plaguicidas, cuáles se deben de prohibir, eso es algo indispensable para proteger el manto acuífero”, recalcó.

(Jesús Mejía)