Mérida, Yucatán.- Un brote de influenza prendió los focos rojos en el Sector Salud de Yucatán, que ya reportó un muerto por este mal, aunque todavía falta completar el proceso para que la Secretaría de Salud federal lo publique.

El director de Prevención y Promoción de la Salud, Manuel Jesús Paredes Aguilar, reconoció que el número de enfermos que se tenían hasta el 5 de julio de 2018 es mayor al del mismo periodo de 2017.

En entrevista, luego de encabezar el inicio de la campaña de descacharrización para evitar los criaderos de mosquitos, el funcionario habló también de la imposibilidad de vacunar a la población ante el brote de la enfermedad, de la que ya se confirmaron 40 casos en el Estado.

Explicó que, cada año, se compra un lote de vacunas para aplicarlas durante un periodo de 6 meses, que va de octubre a marzo, y que en este caso, ya se aplicó el 98 por ciento de las más de 660 mil dosis adquiridas para Yucatán.

Por tanto, no hay vacunas ni en el sector público ni en el sector privado, porque la producción del biológico apenas está en marcha, para el lote 2018-2019, cuya aplicación iniciará en octubre.

“En este momento, no se está vacunando en ninguna parte de la República ¿por qué razón? Porque la temporada de vacunación ya se fue “, aseguró.

Dijo que Yucatán no tendrá vacunas sino hasta octubre cuando, de acuerdo con la meta de población vulnerable, se envíe la cantidad correspondiente. En este caso, los candidatos a recibirla son menores de entre 6 meses y 3 años, ancianos de más de 60 y quienes padecen enfermedades que agravan este mal como los diabéticos o hipertensos.

Paredes Aguilar aseguró que la Secretaría de Salud de Yucatán ya tomó las medidas preventivas para evitar que el brote se salga de control, y pidió a la población que, en caso de tener los síntomas como fiebre, dolor de cabeza, tos, ojos rojos, acudan al médico.

Reiteró la medidas preventivas: lavarse las manos con frecuencia, no acudir a lugares muy concurridos y cubrirse la boca con el antebrazo al estornudar o toser.

Banderazo a la descacharrización en Yucatán

En el banderazo de salida a los camiones recolectores de cacharros, el funcionario precisó que, hasta la semana epidemiológica número 25, no hay registros de casos de enfermedades transmitidas por el vector Aedes aegypti, en Yucatán.  En 2017, por estas fechas, ya se tenía conocimiento de 37 casos de dengue y 11 de zika.

El acto protocolario de la segunda campaña de Eliminación Masiva de Criaderos de Mosquitos 2018, ¡Por un Yucatán sin Dengue, Chikungunya y Zika! Fue en la explanada sur de la Unidad Deportiva “Kukulcán”.

La recolección de cacharros ayudará a un millón 167 mil habitantes, de 278 colonias y 230 mil 720 viviendas en 11 mil 536 hectáreas, a frenar la proliferación de mosquitos.