Mérida, Yucatán.- De cada 10 parques de Mérida, 3 están ‘reprobados‘ en arbolado, revela un diagnóstico elaborado por una empresa privada contratada por el Ayuntamiento.

El estudio, que se realizó por 4 meses, reveló que la mayoría de los parques se encuentra a “media tabla” en cuanto al número y condición de sus árboles; aunque casi 1 de cada 10 está considerado con nivel de “excelente”, no significa que esté bien.

Uno de los espacios más emblemáticos, la Plaza Grande, pasó apenas la evaluación, es decir, alcanzó a pasar de panzazo; sin embargo, lo logró gracias a que la mayoría de sus “árboles” son palmeras.

Te indignará ver cómo quedó el puente de la Mérida-Progreso, tras corte de 89 árboles

Este miércoles, la Dirección de Desarrollo Sustentable del Ayuntamiento de Mérida publicó el “Estudio Diagnóstico del Arbolado Urbano en Parques Públicos de Mérida“, que realizó la empresa Agrinet.

De acuerdo con Horacio de la Concha, director de la firma, se utilizó la misma herramienta que en 2017 se usó para contar los árboles de la ciudad.

En este caso, se midieron, en 535 parques de 3 extensiones diferentes, 15,644 árboles de un universo de 33,841 que hay en todos esos espacios. Sólo en los “medianos”, se analizaron la totalidad de los árboles.

  • Grandes: 3% grandes
  • Medianos: 61%
  • Chicos:36%

Con base en 3 índices (arbolado, ecosistémico y económico), los expertos calificaron cada parque urbano y, con base en el que sacó la mayor calificación, elaboraron un parámetro para “distribuirlos”, como en un “pastel” de 3 pisos, en la que la más alta es la mayor calificación.

En el “Primer tercio” se ubican 32 por ciento de los parques; esto quiere decir que están “reprobados” en arbolado, explicó el empresario, ya sea porque tienen pocos árboles, están en malas condiciones o “servicio ambiental” (el beneficio que le dan al medio ambiente) no es el óptimo, o porque las especies no son idóneas.

Aclaró que aunque el 9 por ciento obtuvieron una calificación buena, eso no quiere decir que no requieran un trabajo para mejorarse. La mayoría se ubicó a media tabla.

Un dato que destaca es el promedio de altura de los árboles en parques urbanos de Mérida -de 186 diferentes especies- : 8.2 metros, es decir, 2 metros más altos que estándar de la ciudad.

Los árboles de la Plaza Grande, apenas pasan el examen

Horacio de la Concha explicó que la información que se recabó (ubicación, altura, copa, diámetro, condición) sirve para elaborar un plan de manejo integral para cada parque, por lo que el siguiente paso es elaborar las fichas técnicas de cada uno para saber, incluso, cuánto dinero se requiere para mejorarlo.

En ese sentido, como ejemplo, el caso de la Plaza Grande de Mérida, que pasó “de panzazo” el dianóstico, y lo izo racias a que la mayoría de los árboles son palmas, una especie que suele tener una buena copa (uno de los factores que se miden), sin embaro 1 de cada 3 árboles son de uano, una especie con poca aportación al medio ambiente.

Además -y esto sí lo consideró grave-, más de 2 de cada 10 (24 por ciento) son especies exóticas, cuando lo ideal es que ese espacio tena árboles nativos.

Para la Plaza Grande, recomendó cambio de especies y sustitución de “individuos” viejos, pues en muy poco tiempo ya puede representar un riesgo para la población.

Mérida, lejos de tasa ideal de área verde por habitante

Por su parte, Sayda Rodríguez Gómez, directora de Desarrollo Sustentable del Ayuntamiento de Mérida, reconoció que el diagnóstico fue “severo” para los parques, pero lo consideró necesario para “alcanzar” la ciudad sustentable que se planea.

En la sesión de preguntas, un reportero cuestionó el estudio porque busca cuidar los árboles, pero no se controla a los vendedores ambulantes que los destruyen; uno de los trabajadores de Servicios Públicos que en el acto recibieron un reconocimiento por capacitación en materia de poda de árboles, reforzó lo dicho por el periodista.

La funcionaria reconoció el problema, y adelantó que en próximas fechas se presentará una propuesta de gestión de los espacios urbanos, en los que se le buscará una solución integral no sólo al comercio en los parques sino también a la reglamentación para su uso.

En entrevista posterior, la directora dijo que Mérida está todavía lejos de la meta que la Oranización Mundial de la Salud (OMS) recomienda como mínimo de área verde por habitante: 9 metros cuadrados; la capital yucateca apenas va por el 7.2.

Sin embargo, aseguró que, de seguir con el ritmo de reforestación que se lleva actualmente, Mérida podría alcanzar, en 6 años, los 15 metros cuadrados de área verde por habitante, que es la cifra ideal según la OMS.

Aunque destacó que Mérida es de una de las ciudades de Latinoamérica más arboladas (el promedio de esta región del mundo es de 3.2), las áreas verdes están mal distribuidas, y existes focos rojos como el Centro Histórico y fraccionamientos como Caucel, Los Héroes y Las Américas.

Dijo que con el Plan Municipal de Infraestructura Verde -del que forma parte el dianóstico que presentó este miércoles- se busca contribuir a contrarrestar el cambio climático y, por ende, el intenso calor que Yucatán padece como el actual.

Pero aclaró que sembrar más árboles no reducirá las temperaturas porque esto no depende solo de lo que se aa en Mérida. La contribución más directa de la siembra de más árboles en Mérida es la reducción de la sensación térmica (factor que combina la temperatura y la humedad).