Mérida, Yucatán.-En Yucatán, la oscuridad empieza a ser paulatinamente más larga y la luz del día, más corta, pero aún faltan unos días para que la noche “le gane” al día en duración.

Antes de que eso ocurra, primero la noche y el día “se igualan” en duración, es decir, hay un día en que duran lo mismo y a eso es lo que le llamamos equinoccio (del latin: aequus, igual, y nox, noche).

Sin embargo, suele confundirse el equinoccio con los fenómenos de luz y sombra que marcan el cambio de estación, en este caso, de verano a otoño.

Pero son diferentes: el cambio de estación ocurrirá el sábado 22 de septiembre a las 20:54 horas (8.54 de la noche). Ese día, la noche aún será más corta que el día:

  • Salida del sol: 7:26 horas (7:26 de la mañana)
  • Ocaso: 19:34 horas (7:34 de la noche)

Lee también: Las 4 causas de la desaparición de los mayas

Con base en estos horarios de salida y ocaso, tendremos 12 horas 8 minutos de luz, contra 11 horas 52 minutos de oscuridad; es decir, no habrá “igual día-igual noche”. El día seguirá domando a la noche.

Para ser testigos del equinoccio, tendremos que esperar hasta el 29 de septiembre:

  • Salida del sol: 7:28 horas (7:28 de la mañana)
  • Ocaso: 19:28 horas (19:28 de la noche)

Claro que desde un día antes -e incluso un día después, o sea, el 30 de septiembre-, por algunos segundos de diferencia, habrá equivalencia entre luz de día y noche, pero el equinoccio será en esas fechas, no antes ni después.

22 de septiembre, fenómeno de luz y sombra en Chichén Itzá, Yucatán

Otra cosa es el fenómeno de luz y sombra que ocurre en edificios mayas, como en El Castillo de Chichén Itzá, que marcaba para los mayas el cambio de estación.

En este caso, aunque el cambio de estación ocurrirá de noche el sábado 22 de septiembre, ese día por la tarde podrás observar el descenso de Kukulcán, entre las 15:00 y 17:00 horas, si las condiciones del clima lo permiten. 

Como se sabe, este fenómeno consiste en la formación de triángulos de luz y sombra sobre uno de los costados de la escalinata del Castillo. Los triángulos le dan forma al cuerpo de La Serpiente Emplumada, cuya efigie remata la estructura.

Este fenómeno de luz y sombra se debe la posición y forma en que los mayas construyeron el templo en esa ciudad sagrada, con respecto a la posición del sol.

¿’Kukulcán femenino’? la Luna revela su espectáculo de luz y sombra en Chichén

Descenso de Kukulcán de noche, con luz de luna, en Castillo de Chichén Itzá (Foto: Cortesía de Eddie Salazar Gamboa)

También en la ciudad maya de Dzibilchaltún, el Sol (Kin) atraviesa el Templo de las Siete Muñecas, poco después de que se levanta del horizonte. La zona arqueológica abre muy temprano para permitir la entrada de los turistas.

Recuerda que también puedes observar esos espectáculos arqueoastronómicos días antes y días después de esa fecha; sin embargo, esto sólo puedes hacerlo en Chichén Itzá, porque en Dzibilchaltún sólo se abre de madrugada el sábado 22.

El otoño -la tercera estación del año en el hemisferio norte- que llega unos minutos antes de las 21:00 horas (9 de la noche) del 22 de septiembre, durará 89 días y 20 horas, pues el invierno llegará sin falta el 21 de diciembre, con la noche más larga del año.