Mérida, Yucatán.- Es posible que “comprar” likes o “Me gusta” no sea algo raro para quienes trabajan en redes sociales, pero sí es un poco extraño que puedas hacerlo en una máquina (vending machine), como si fuera refresco de lata o bolsa de botanas.

Esto ocurrió en Los Ángeles, California, en donde esta “alocada idea” -así la califica el sitio web Merca 2.0, que publica la información- se ejecutó como una estrategia de promoción de una película (Social Animals); eran 2 máquinas que, por 10 dólares, ofrecían “combos de likes, seguidores, hashtags, entre otros productos“.

De alguna manera, esta estrategia se basa en lo necesario que las personas han convertido las redes sociales virtuales para comunicarse y, por supuesto, su influencia en la vida diaria.

Lee también: ¿Por qué las yucatecas fracasan en las tecnologías de la información?

Estamos hablando de 2 mil 200 millones de usuarios en Facebook;  mil 900 millones, en YouTube; Más de mil millones en Instagram;  335 millones en Twitter y 291 millones en Snapchat, cita Merca 2.0.

“Se trata de una vending machine que, en lugar de golosinas, vende Likes, , como una forma de representar a través de productos tangibles parte de la cultura que ha ido creciendo al interior de la red social”.

 

Estas máquinas no se extendieron como estrategia de ventas, ni mucho menos. Eran también una surte de crítica porque precisamente el filme Social Animals, producido por Cranium Entertainment en asociación con BondIt y dirigida por Theresa Bennett, cuenta la historia de tres adolescentes y su travesía por lograr la fama en Instagram.

De acuerdo con el sitio web, la cinta ya se estrenó hace unos meses en el festival de SXSW y pronto lo hará en iTunes y esa fue la razón por la que Conscious Minds  creó dos vending machine.

La intención fue recaudar fondos para enviarlos a Reboot and Recover, una organización que ofrece educación  para prevenir las adicciones a las redes sociales y el ciberacoso.