Mérida, Yucatán.- La entidad sigue perdiendo la batalla contra uno de sus mayores problemas de salud: la diabetes, pues no sólo continúa en los últimos lugares de atención al paciente de esta enfermedad, sino que, a lo largo del año ha bajado sus calificaciones incluso en rubros en los “se defendía”.

Esto revela el estudio periódico que realiza el Observatorio Mexicano de Enfermedades No Transmisibles (Oment), apoyado por la Secretaría de Salud; en total, Yucatán ha caído más de 7 puntos porcentuales en poco más de 7 meses.

Dejan a burócratas de Salud de Yucatán sin bono sexenal y despensa

Esta información se da en medio de un fuerte impulso de la administración estatal actual y de la restructuración anunciada por el Gobierno federal -y firmado por el de Yucatán- para la desaparición del Seguro Popular y del cuadro básico de medicamentos.

Amargas cifras de Yucatán en Salud

De acuerdo con el Índice de Calidad de la Atención de la Diabetes en México (ICAD), existen 612 mil 618 personas que viven con esta enfermedad crónica tipo II, que están bajo control del Sector Salud. El más reciente reporte calificó con 67.8 la calidad de respaldo médico a personas con el azúcar alta.

Este Índice califica 3 rubros: Retención del paciente; Consulta efectiva, e Impacto en la salud.

Con esta 3 categorías, calificadas de 0 a 100, se conforma un valor  general -también de 0 a 100- en el que cada uno de ellos aporta un porcentaje diferente, es decir, no se divide el 100 entre 3, sino que a cada uno se la asi         gna un porcentaje.

  • Retención del paciente: 20%
  • Consulta efectiva: 50%
  • Impacto en la salud: 30%

En el caso de México, las calificaciones son 62.5, 79.8, y 51.3; es decir, solamente en este tercer rubro está “reprobrado“.

Para el caso de Yucatán, al cierre de noviembre de 2018, había 8,111 pacientes con diabetes, que recibían atención que puede calificarse de “mala”, dado que aparece “tronado” en el índice general, con 59.3 de calificación, y en el lu gar 29 de 32 de estados.

Pero esto no fue todo el año así; en mayo, la calificación total era de 63.8 y, aunque sea “de panzazo”, pero aprobaba; este indicador fue cayendo conforme avanzó la segunda mitad de 2018.

El rubro que más ha bajado es el de “Retención del paciente”, que aunque en la calificación final “pesa menos”, la caída es estrepitosa: de 13.2 por ciento en mayo a 4.7 por ciento en noviembre, es decir, 8.5 por ciento menos. La “subida” en “Impacto en Salud”, de 15.3 a 16.3, no compensó en casi nada.

Informe completo de calidad de atención a diabéticos en Yucatán