Mérida, Yucatán.- El candidato a la presidencia estatal del PRI en Yucatán, Diego Lugo Interián, anunció que recurrirá a todas las instancias posibles para impugnar la elección interna, la cual, aseguró, estuvo empañada por irregularidades y bajo el control de un grupo de priístas.

Luego de señalar a la ex gobernadora Ivonne Ortega Pacheco y al senador Jorge Carlos Ramírez Marín de operar a favor de su rival Francisco Torres Rivas, adelantó que de no ser resueltas las anomalías en el seno del PRI, acudirá al Tribunal Electoral estatal e incluso a instancias federales.

Lugo Interian exhibió documentos y actas de defunción para afirmar que el proceso del domingo pasado se basó en un padrón rasurado, urnas embarazadas con votos del cien por ciento de la lista de militantes y el sufragio de electores ya fallecidos.

Advirtió que no permitirá que su adversario Torres Rivas tome posesión de su cargo hasta que no se subsanen las denuncias e incluso deslizó la posibilidad de tomar y apoderarse de la sede estatal del PRI en compañía de sus seguidores en caso de no ser escuchado.

Lejos de secundar el llamado de Torres Rivas a dar la “vuelta a la página” y trabajar en favor de la unidad, Lugo Interián afirmó en conferencia de prensa esta tarde que luchará y defenderá a capa y espada su triunfo.

Al abundar en las irregularidades, mencionó que en el municipio de Santa Elena votaron 900 personas, es decir hubo un votante cada 23 segundos, cuando el límite impuesto por el Instituto Nacional Electoral en cualquier elección es de 750 por casilla.

Además, agregó, en esa localidad se registraron 800 votos a favor de Torres Rivas, 49 de Lugo Interián y 51 anulados, lo que demuestra, apuntó, que embarazaron la urna.

Del municipio de Yaxcabá, manifestó contar con el acta respectiva en el que se admite que la mesa receptora abrió a las 10:30 horas y cerró a las 14:30 horas, lo que es causa de nulidad, ya que el cierre programado era a las 16:00 horas.

A esa urna, añadió, acudieron 362 personas, lo que representa el ejercicio del voto cada 42 segundos.

Respecto del municipio de Abalá, reveló que tiene información de que votó el cien por ciento del padrón; sin embargo, exhibió a la prensa 12 actas de defunción de personas que aparecían como electores, o sea que, aseveró, también votaron los muertos.

Aclaró que esperará el recuento de los votos de la Comisión de Procesos Internos previsto para el próximo miércoles, pero anticipó que, de ser revertidas las anomalías, puede asumir como el próximo presidente del PRI en Yucatán con poco más de 600 votos.

Rechazó que está situación afecte a la imagen del PRI, al contrario, apuntó, los ciudadanos podrán ver un partido que mejora su forma de hacer las cosas, además de que no se puede construir un partido con cimientos viejos.

El alcalde con licencia comentó que analiza la elección municipio por municipio y que más adelante dará a conocer otras irregularidades detectadas como parte del proceso de impugnación.

(Jesús Mejía)