Cancún, Quintana Roo.- La violencia en el municipio de Solidaridad terminó confrontando al gobierno de Carlos Joaquín González con la alcaldesa Laura Beristain Navarrete.

Mediante un acuerdo, el Ejecutivo estatal asumió el control temporal de la seguridad pública y tránsito municipal, con lo que a partir de hoy estableció el Mando Único en esa demarcación.

“Y tiene como propósito restablecer orden público y garantizar la seguridad de las personas”, anunció el mandatario, a unas horas de ocurrida la balacera en un restaurante-bar de Playa del Carmen que dejó al menos una persona fallecida y otras 11 lesionadas.

Ante el rechazo de la alcaldesa Beristain Navarrete –emanada de Morena–, el ex priísta defendió que este esquema centralizado ha tenido resultado en otros municipios.

“Ha disminuido de manera significativa los niveles de corrupción y de colusión de autoridades con grupos de delincuentes”, presumió el mandatario quien llegó al poder en alianza PAN-PRD.

En conferencia de prensa, Joaquín González mencionó que el Mando Único y la Guardia Nacional se complementan en un enfoque de la prevención de la delincuencia en Quintana Roo.

“Esta decisión en favor de las familias quintanarroenses seguramente generará resistencias entre quienes están interesados en mantener el estado actual de las cosas para sostener una imagen personal por la incapacidad de trabajar en equipo”, advirtió desde Cancún.

Y amagó que quien violente el marco legal, por desacato a esta disposición, se hará acreedor a las responsabilidades administrativas, penales y políticas que la ley establece.

Por ello, pidió a la policía preventiva y de tránsito del municipio de Solidaridad acatar las órdenes e instrucciones que se le transmitan a través del secretario de Seguridad Pública del Estado (Jesús Alberto Capella Ibarra).

El gobernador confió en que pronto se recuperará la paz y la tranquilidad en el estado, y justificó que la medida responde a “la situación de emergencia” que se vive en esa jurisdicción.

De inmediato, la presidenta municipal Beristain Navarrete acusó intento de “golpe de estado” y usurpación de funciones, por lo que anticipó que no lo permitirán.

Reprochó que la administración estatal pretenda, por cuarta ocasión, arrebatar el gobierno de Solidaridad, constituido por decisión ciudadana en las urnas.

“No vamos a permitir que unos pocos destruyan la paz y tranquilidad de los solidarenses”, respondió, acompañado de su gabinete en pleno.

(LectorMx)