Mérida, Yucatán.- Una semana después del mega operativo en montes del municipio de Baca, ningún representante de la empresa “Maya Hemp México, SDRL” se ha presentado a exhibir documentación sobre la marihuana asegurada en un terreno localizado a cuatro kilómetros de la cabecera.

Personal relacionado con el invernadero afirma que los cultivos encontrados en el lugar tendrían fines de investigación o de aplicación terapéutica y que, incluso, cuentan con los permisos respectivos.

Esas fuentes compartieron también que los inversionistas serían originarios de California, Estados Unidos, quienes operan el predio en calidad de arrendamiento.

Sin embargo, en un giro –aparentemente sorpresivo– la Dirección de Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) en Yucatán decidió interponer denuncia por la actividad en ese sitio, luego de una visita de inspección.

Así se abrió una carpeta de investigación con fecha 30 de mayo, lo que dio paso a la primera incursión de militares, policías federales y estatales, y al día siguiente al cateo nocturno en plenas fiestas tradicionales de la localidad.

De acuerdo con datos extraoficiales, en las cinco naves del inmueble quedaron asegurados: casi cuatro mil 900 plantas de Cannabis sativa L, equipo de riego, implementos de fumigación y una computadora.

La mayoría de la marihuana estaba en fase de desarrollo, es decir, no había alcanzado el tiempo necesario para su cosecha y destino final.

(Foto: archivo)

(LectorMx)