Mérida, Yucatán.- El suministro de gas natural en Yucatán pasará de 60 a 110 millones de pies cúbicos diarios, lo que permitirá mayor insumo a las generadoras de electricidad de ciclo combinado y otra parte a la industria del estado.

La representación de Petróleos Mexicanos (Pemex) que participó en las Mesas de Trabajo sobre “Gas Natural y Electricidad”, en Mérida, anunció el aumento de la dotación del energético como un paliativo, pero no la solución a la demanda estatal que es superior a los 360 millones de pies cúbicos diarios.

El presidente de la Confederación de Cámaras Nacionales de Comercio, Servicios y Turismo (Concanaco-Servytur), José Manuel López Campos, informó de la medida planteada por directivos de Pemex, la cual calificó como una buena noticia, aunque no resuelve, aclaró, las necesidades reales de Yucatán y de la Península para ser competitivos.

Ese volumen de gas importado será inyectado desde los gasoductos del norte y centro del país al complejo de Mayakán con el fin de que las plantas de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), particularmente la Mérida III –que opera parcialmente por la falta del combustible– y las industrias puedan disponer de una cantidad adicional del energético.

Expresó en entrevista la posibilidad de que esta inyección adicional de gas pudiera impactar en los costos de generación de energía eléctrica, que a su vez implicaría bajar las tarifas de consumo, lo que dependerá, dijo, de los análisis futuros de la Comisión Reguladora de Energía (CRE).

Respecto al nuevo aplazamiento de que la Península dispondrá del energético del gasoducto Texas-Tuxpan en un lapso de 18 a 24 meses y no será inmediato, como lo reveló la directora general del Centro Nacional de Control del Gas Natural (Cenagas), Elvira Daniel Kabbaz Zaga, el empresario reconoció que, mientras, se analizarán otras alternativas.

Reiteró la opción de llevar al cabo la importación mediante metaneros o buques especializados de gas natural licuado para abastecer a la industria, pero antes es necesario analizar si es idóneo el dragado de puerto Progreso para ello.

A su vez, Luis Vázquez Sentíes, presidente de la Asociación Mexicana de Gas Natural (AMGN) –que agrupa a más de 80 firmas o compañías que distribuyen y surten en el país–, respaldó la prospectiva de Cenagas como la única alternativa que tiene la Península de Yucatán.

“No hay qué hacer más que esperar”, apuntó en alusión a los plazos para desarrollar la infraestructura faltante y enviar el gas natural al complejo Mayakán.

Reconoció la capacidad de las empresas yucatecas de continuar el crecimiento económico y los empleos como lo hicieron en el primer trimestre del presente año cuando crecieron un 3.5 por ciento superior a la media nacional, pero del gas natural, insistió, no hay alternativas reales.

En la clausura de las Mesas de Trabajo, se coincidió en la pertinencia de atender al sur-sureste para terminar con las desigualdades de desarrollo y de suministro disparejo en comparación con el norte.

La efectuada en la capital yucateca fue la primera de siete reuniones programadas en la materia.

La próxima será a principios de septiembre en Coahuila, donde legisladores del Senado y la Cámara de Diputados, así como representantes del sector atenderán los temas de hidrocarburos.

(Jesús Mejía)