Mérida, Yucatán.- Llegó la tarde del 29 de octubre y los puntos más emblemáticos de la capital yucateca guardaron silencio momentáneo. El sigilo se debió a que preparaban sus mejores galas porque se celebraría el Rock N’ Roll Mérida 1/2 Marathon, evento que convocó a corredores de varios estados de México y de otros países.

El punto de partida fue el Monumento a la Patria, que nuevamente prueba que tiene todo para ser el anfitrión de encuentros de talla internacional. Aunque los corredores saldrían del punto de partida a las 630 pm, desde la 1 pm se cerró el acceso al lugar y a las principales arterias de Paseo de Montejo.

Algunas personas desconocían la magnitud del encuentro y manifestaron su molestia por la clausura temporal de las calles del Centro Histórico, Avenida Colón e Itzimná, y otras, principalmente los turistas y quienes participarían en el evento agradecieron la medida porque les permitía estar en la zona con mayor tranquilidad.

Desde antes de las 6 de la tarde los participantes hicieron acto de presencia vistiendo las camisetas oficiales. Solos, en pareja, acompañados de niños pequeños e incluso carreolas, realizaban ejercicios de calentamiento o intercambian impresiones sobre los lugares que visitarían cuando concluyera la actividad.

Los observadores se colocaron detrás de las vallas, provistos de cámaras y listos para apoyar a los competidores con gritos de ánimo.

La carrera inició puntualmente con la presencia del gobernador Rolando Zapata Bello y el director de la Secretaría de Fomento Turístico, Saúl Ancona Salazar. Se indicó que los competidores se dividirían en siete bloques y saldrían en lapsos de minutos, lo que fue observado puntualmente por los competidores entre los que se encontraba Sergio Vicke, reportero de TV Azteca.

El programa indicaba que los corredores recorrían lugares históricos de la ciudad, donde además del marco natural estaría un escenario en que distintas bandas ofrecerían momentos de música. Sin embargo, muchos concentraron sus esfuerzos en llegar a la meta para cumplir sus objetivos personales y cerrar la noche con la voz de la cantante española Ana Torroja, según confesaron.

Y comenzó la música

La actuación de la ex vocalista de Mecano se anunció a las 730 de la noche y el inicio fue puntual a pesar de que los participantes apenas estaban cruzando la meta.

La artista apareció ante un público conformado principalmente por personas ajenas a la competencia pero que consiguieron un boleto para escucharla en vivo.
Con un vestido rojo que enmarcaba su delgada figura y su cabello corto característico pero ahora en tono rubio, Ana Torroja se plantó frente a su audiencia con sencillez, sin necesidad de bailarines o elaboradas coreografías. Así, las canciones que la hicieron famosa con la agrupación española fueron coreadas por los asistentes, como “Hijo de la luna”, “La fuerza del destino”, “Mujer contra mujer”, “7 de septiembre” y “Duele el amor”, el éxito que compartió con el intérprete yucateco Aleks Syntek.

Torroja agradeció la presencia de los meridanos y confesó que era la primera vez que participaba en un evento como el Rock N’ Roll Mérida Marathon. “Sus temas jamás pasan de moda”, compartían personas del público.

Siguió el turno de Maldita Vecindad, con el que los rostros de los asistentes cambiaron un poco y empezaron a prevalecer los rostros más jóvenes, quienes a pesar de que probablemente eran muy pequeños o no habían nacido cuando salió a la luz su disco emblemático “El Circo”, conocían los temas y bailaron cada uno de ellos.

De acuerdo con los organizadores, el evento convocó aproximadamente a 10,000 personas, entre corredores y público en general.

(María del Mar Boeta)