En Coahuila “evidentemente la muestra no fue lo suficientemente estratificada cuando el comité técnico salió a dar la información”, explicó el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, al hacer un balance de lo ocurrido en esa elección, en que el candidato panista al gobierno del estado, Guillermo Anaya, acusa “fraude”.

Insistió en que en esa entidad el conteo rápido tuvo un comportamiento atípico, pero anticipó esa como una explicación de por qué no fueron coincidentes el resultado del conteo y el cómputo de votos, según el cual la ventaja resultó para Miguel Riquelme, del PRI.

Hay que hacer una disección para saber qué ocurrió, “un conteo rápido que no proyecta los intervalos es un conteo rápido en el que algo falló. El de Coahuila es el primero de un ente público en el que los intervalos no coinciden con lo que al final dijo el Programa de Resultados Electorales Preliminares (PREP) y los cómputos distritales… es decir, hay algo que falló”.

Sin embargo, advirtió que descalificar la elección de gobernador en Coahuila denota una fase “un poco esquizoide”.

(eluniversal.com)