Mérida, Yucatán.- Ya suman 29 los muertos por el brote de influenza AH1N1 en Yucatán, luego de que el Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) reporta 2 fallecimientos esta semana.

La entidad registra la mayoría de las víctimas de esta enfermedad en todo el país, con 29 de 54; de hecho, Yucatán y Quintana Roo (con 1 muerto) fueron las únicas entidades en las que se reportaron decesos en la semana epidemiológica 35.

Hasta ahora, el regreso a clases -este lunes 27 de agosto- no ha significado un rebrote de la enfermedad, y las autoridades de Salud aseguran que los filtros han funcionado.

Sin embargo, hasta ahora, y a pesar de la gran cantidad de infecciones respiratorias aguadas no se han reportado casos de menores con síntomas de problemas respiratorios en ninguna escuela del Estado, según lo dicho por el secretario de Educación, Delio Peniche.

Este viernes 31 de agosto,  integrantes del Consejo Estatal de Salud dieron la acostumbrada rueda de prensa para informar del panorama de la influenza en el Estado de Yucatán; pronosticaron que, en unas 2 semanas, el brote debe estar controlado.

Pero las cifras siguiendo diciendo lo contrario, pues a pesar de que el número de enfermos sí refleja una tendencia a la baja, el reporte de casos sigue “sumando”.

El más reciente informe del Sistema Nacional de Vigilancia Epidemiológica (Sinave) señala que, en todo el país, se reportaron 742 casos de influenza, de los que 315 fueron en Yucatán. Del total de decesos, 54 en las 32 entidades, 27 ocurrieron en nuestro estado.

En las últimas 2 semanas, el Sinave no había reportado decesos en Yucatán; pero en este reporte, hay 2. En Quintana Roo, ocurrió otro, por lo que esa entidad pasó de 8 a 9 víctimas mortales.

En el caso de Yucatán, los más recientes casos de fallecimiento por complicaciones de la enfermedad fueron un anciano de 71 años y una bebé de apenas 9 meses. La Secretaría de Salud  dijo que ninguno estaba vacunado.

Filtros escolares en Yucatán “funcionan”

Las autoridades de Salud temían que el regreso a clases “impulsara” de nuevo la influenza, como ocurrió durante la pandemia de 2009, por lo que dispusieron de filtros escolares con personal de las propias escuelas.

Entre otras medidas, las instituciones tenían que darle a los estudiantes, a la hora de entrada, porciones de gel antibacterial como un intento para frenar los contagios. También les pidieron tener jabón en los baños.

De acuerdo con lo dicho en la rueda de prensa, hasta ahora la supervisión en planteles había demostrado que se estaban llevando a cabo las medidas preventivas.

De igual forma, se le recomendó a padres de familia que, ante cualquier síntoma de enfermedad respiratoria, no llevaran a sus hijos a la escuela. Además, el personal de la institución en el filtro escolar no debía permitir que alumnos con síntomas se quedaran en el plantel.

Sin embargo, un reportero le hizo ver al secretario de Educación, Delio Peniche, que incluso durante la apertura del ciclo escolar 2018-2019 varios niños presentaban signos de enfermedad respiratoria y no se tomó ninguna acción.

El funcionario se limitó a decir que no se había percatado. Se le cuestionó sobre si había casos de alumnos rechazados por tener algún signo de gripa, y dijo que nadie le había reportado nada y que tampoco había ausentismo por alguna enfermedad respiratoria.

Reporte del panorama de la influenza en México