Mérida, Yucatán.- Los hombres de negocio de México y Estados Unidos refrendaron su prioridad de llevar a los hechos el T-MEC.

“Hay un compromiso de todos de poderlo sacar adelante”, definió Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE).

En el undécimo Diálogo de CEO’s de México-Estados Unidos y la Cumbre Empresarial de Inversiones en México, ambos grupos acordaron empujar el T-MEC, ahora que del lado mexicano se superó el escollo que significaba la reforma laboral.

Salazar Lomelín consideró que todo ello se deberá traducir en lo que más importa en México: la inversión, de la que dependen los empleos y el crecimiento.

“Así es que estamos muy contentos, entusiasmados; el presidente, igual, salió igual de contento que nosotros”, describió en entrevista.

Para sellar el pacto mutuo, el CCE y la Cámara de Comercio de Estados Unidos firmaron un documento conjunto.

El líder de la cúpula de la iniciativa privada mexicana, a pregunta expresa, aclaró que el masivo flujo de migrantes en la frontera norte, con miles de centroamericanos y hasta africanos, “es un problema humanitario” no económico.

“Vean ustedes como es una presión nada más, pero no es una situación que vaya afectar la relación entre México y Estados Unidos”, alegó, en alusión al plazo de un año que fijó Donald Trump para tomar medidas o procedería al cierre de las importaciones de automóviles mexicanos.

En cuanto al monto requerido en México de capitales procedentes de Estados Unidos, estimó una “inversión adicional de 30 mil millones de dólares”.

De los sectores susceptibles de captar esa cifra, enlistó los puertos, carreteras, aeronáutica y de energía de todo tipo.

Respecto al Tren Maya, aunque no se abordó de manera directa, se comentó que uno de los proyectos estratégicos del gobierno federal.

“No profundizamos en eso. No lo conocemos a fondo; yo voy a tener la oportunidad de verlo en las próximas semanas, pero creo que como concepto es muy bueno”, acotó.

(LectorMx)