Yucatán.- Cinco días después la luna llena, en diferentes etapas del año,  se inician los períodos de captura del murciélago vampiro (Desmodus Rotundums) en Yucatán.

Este trabajo es el resultado de la Campaña Nacional para la prevención y control de la rabia paralítica en bovinos y especies ganaderas, un esfuerzo en conjunto de representantes de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) y propietarios para controlar las poblaciones de hematófagos, principales transmisores de la enfermedad.

vampiro2Por  gestiones de la Sagarpa  y su delegado, Pablo Castro Alcocer, se realizó un recorrido por los ranchos de Santa Catalina y 20 de noviembre de Izamal para participar en la campaña. “Esta actividad se realiza en la noche. A través de un sistema de redes se capturan  los hematófagos para ser tratados con ungüento anticoagulante, el cual se les aplica encima”, señala el MVZ Alfredo Colín Álvarez, jefe del programa Sanidad Animal de la Sagarpa.

“Posteriormente debemos soltarlos para que regresen a sus cuevas. Por su propia naturaleza se acicalan entre ellos y al hacerlo al menos 15 o 20 más consumen el producto, provocando su deceso pero ya en su propio nicho”.
El murciélago hematófago no succiona, provoca una herida y secreta una sustancia que deja insensible al ganado, manteniéndolo inmóvil. La rabia en bovinos y especies ganaderas afecta al sistema nervioso central, una vez infectados ya no  hay cura, a los animales jóvenes los desangran, les crean anemia, disminuye su rendimiento y  el desenlace es la muerte por lo que el diagnóstico es fundamental.

vampiro3“El productor debe  solicitar el apoyo del Comité del Fomento y Protección Pecuaria para la colecta de la muestra (la cabeza) ya que hay muchas enfermedades como la piroplasmosis y hemofilosis que se parecen a la de la rabia”, explica MVZ Franklin Quiñones Avila, integrante del comité.

“A  veces se da por hecho su existencia al observar cierta sintomatología, como que los cuartos posteriores del animal se debilitan,  y no lo mandan al Laboratorio Regional Central de Mérida. Sin embargo, es fundamental confirmar que se trata de rabia”.

“En un día se realiza el diagnóstico e inmediatamente se desarrolla un operativo porque también es transmisible a los humanos. La intención de la campaña no es exterminar al murciélago hematófago porque es un habitante natural de nuestra región pero sí debemos controlar la población y apoyar a los productores con la vacunación”.

Tzucacab, Dzilam González e Izamal así como en las zonas donde están presentes los anillos de cenotes, cavernas y grutas son los municipios donde se presenta mayor incidencia de hematófagos, aunque están presentes en todo el estado. Al año se capturan aproximadamente 4,000 vampiros.

res1Vampiros y luna llena

La captura son los 12 meses del año pero los períodos de  trabajo son  cinco días después de la luna llena porque las noches son largas y el vampiro puede salir desde las 8 de la noche a las 6 de la mañana permitiendo trabajar en intervalos, de dos a tres horas, durante una semana.

Como parte de su participación el productor debe limpiar y encerrar al ganado en el corral donde se tienden las redes, tres noches antes de la captura,  para que los murciélagos se acostumbren al lugar y así sea más efectivo el proceso de control.

“Las redes son importadas de Japón, son muy resistentes y no pueden ser detectadas por el sonido con el que los hematófagos se guían”, agrega Quiñones Ávila.

Es muy importante detectar las diferentes especies de murciélagos benéficos, como los insectívoros, a los del Desmodus Rotundums.  “Este presenta un rostro diferente, nariz achatada, sus dientes están bien detallados para cortar la piel del animal y la forma de la cola”.

“Las enfermedades se clasifican en  control, erradicación y libre. Las regiones tropicales siempre van a estar en control en lo que se refiere a la rabia, y recalco, la mejor forma de combatir es la prevención con las vacunas, que se entregan gratuitamente a los productores”, explica.

vampiro4Acciones en Izamal 

En el  año se han tenido 28 casos de rabia en Yucatán y en el área de Izamal  dos casos.

Warner May Escobar, presidente municipal de Izamal,  dice que la responsabilidad de la Comuna es coadyuvar con la Sagarpa y las distintas dependencias involucradas para tener una mejor protección de los pequeños productores (en la zona hay entre 80 o 100 ranchos de pequeños ganaderos).

“Sabemos que sí afecta bastante pero se adoptan estrategias de control en colaboración con la Sagarpa,  lo que ha disminuido grandemente su incidencia. También es necesario que ellos se acerquen a las dependencias para trabajar en conjunto”.

(María del Mar Boeta)