Mérida, Yucatán.- El año nuevo llegará a la península de Yucatán sin cambios drásticos en las temperaturas, ya que un sistema anticiclónico mantendrá un ambiente de cálido a caluroso y potencial de lluvias vespertinas.

Es el pronóstico de la Coordinación Estatal de Protección Civil (Procivy) con base en indicadores del Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

El análisis compartido por el Centro de Monitoreo y Alertamiento (CEMA) de Procivy prevé en la región una transición sin variaciones significativas en los termómetros.

Sin embargo, a partir de este sábado 1 de enero una masa de aire polar dará impulso a un nuevo frente frío.

Se espera que el sistema ingrese durante la tarde del domingo 2, lo cual traerá consigo rachas de 60 a 70 kilómetros por hora sobre la zona costera y de 50 a 60 en el interior de la entidad.

Igual habrá incremento en el oleaje de 1.8 a 2.0 metros y lluvia ligera a moderada con chubascos y bajas térmicas, del 4 al 6 de ese mes.

SEQUÍA ANTICIPADA

En tanto, el cese abrupto de las lluvias en la península desde octubre pasado, al igual que los ciclones tropicales en el Océano Atlántico, ha afectado severamente a la zona milpera que abarca el sureste y este de Yucatán, oeste y centro del estado de Quintana Roo y al noreste y este del estado de Campeche.

Aunque llegaron muchos frentes fríos en noviembre la mayoría de ellos no dejó precipitaciones con acumulados importantes de altura de lámina de agua.

El meteorólogo Juan Vázquez Montalvo refirió que los campesinos mayas de esas comarcas esperaban las lluvias de otoño que siempre caen para lograr ciertos cultivos que les ayudan a pasar su invierno con más tranquilidad y siendo uno de ellos el frijol que no se logró este año.

“Los modelos matemáticos de predicción nos indicaban que debido al fenómeno de La Niña se presentarían lluvias importantes cosa que no ocurrió y no ocurrió, porque los patrones atmosféricos cambiaron debido a que la corriente en chorro polar se onduló más hacia latitudes bajas y eso provocó escurrimiento de aire frío que hizo que llegaran varios frentes fríos seguidos desde fines de octubre y todo el mes de noviembre, pero que llegaron con poca humedad a la península y acabaron con la temporada de lluvias y también con la temporada de Ciclones Tropicales 2021 del Atlántico, Golfo de México y Mar Caribe”, difundió.

El especialista del Comité Institucional para la Atención de los Fenómenos Meteorológicos Extremos (CIAFEME) de la UADY, compartió la preocupación de los productores dado que los modelos de predicción a muy largo plazo anticipan una temporada de sequía extensa y fuerte e incluso ya con efectos desde ahora.

La temporada oficial de sequía abre en marzo, pero todo establece que empezará antes.

“Ya algunos árboles tradicionales como el macullis y la ceiba están dando señales de lo que dicen los modelos que podría ocurrir, por lo que se viene un problema muy serio que abarcará incluso a la república mexicana, ya que el fenómeno de La Niña al parecer se intensificará y eso hará que se tenga una sequía fuerte de cumplirse los modelos”, expuso.

En Yucatán, gracias a las lluvias extraordinarias del año 2020, el nivel del agua subterránea aún está muy por encima de su promedio, por lo que el abastecimiento y aprovechamiento está asegurado.

En contraste, se teme una oleada de incendios muy parecida a las de 2020 y 1987.

(LectorMx)